Ladrillos de mentira

“Construyo

un muro de verdad

con ladrillos

de mentira”

Haruki Murakami.

El Pais Semanal. 5 de abril de 2009

Murakami tuvo que abandonar Japón tras publicar Norwegian Woods ( absurdamente publicada aquí con el título de Tokio Blues), ante la histeria que desató su libro, en especial entre las adolescentes japonesas. El título hacía referencia a una canción del mismo título de los Beatles que escucha el protagonista en un avión. Las canciones son una constante en las novelas de Murakami ( incluso hay un libro dedicado solo a las canciones que salen en sus libros), inevitable en alguien que  tiene una colección de más de 7000 discos de vinilo.

Descubrí sus libros a través de  mi hermano. Para él se dividen en dos grandes grupos: los de amores apasionados, tristes y chocantes ( Norwegian Woods, Al Este de la Frontera al Oeste del Sol, Sputnik mi amor...) o los completamente disparatados, en los que Johnny Walker ( etiqueta roja) o Kentucky Fried Chicken pasean por las calles, aparecen modelos de orejas, o el héroe tiene que buscar al carnero que aparece en una foto publicitaria si quiere seguir vivo ( Kafka on the Shore, Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, La caza del carnero salvaje).

Hace unos meses se tradujo,por fin, Hard Boiled Wonderland and the end of the world ( titulado aqui por El fin del mundo y  un despiadado pais de las maravillas). Es una novela antigua,de 1985 , previa al éxito de Tokio Blues. Y como en otras ocasiones dos historias se entrelazan: en una de ellas un experto informático en obtener información compleja, se ve arrastrado por una joven gorda,  pero atractiva, a las cloacas de Tokio , perseguido por semióticos y tinieblos. La joven gorda, es  sobrina de un científico loco, empeñado en conseguir graduar a voluntad el sonido que emiten los humanos.

En la otra historia, el fin del mundo, ese mismo tipo accede al fondo  de su conciencia: “en lo más profundo de uno mismo, todos tenemos una especie de núcleo , inaccesible para nosotros mismos. En mi caso es una ciudad, la cruza  un río, la protege una muralla“. Para entrar a esa ciudad uno debe separarse de su sombra, nuestro corazón se esfuma, los recuerdos desaparecen… “Y una vez que has perdido una cosa, aunque esta cosa deje de existir , la sigues perdiendo eternamente“.

Sombras, recuerdos , corazón. Lo que nos mantiene vivos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s