No esperes

Si el día llega , cuando llegue el día,

si el día llega para ti no esperes,

hunde la débil nave en las orillas, como si nunca hubieras de volver,

no esperes.

Porque nada regresa de la noche

avanza con firmeza.

Si encuentras luz hasta las heces bebe.

Pero no esperes nunca, nunca esperes

la madurez del fruto hasta muy tarde.

Ahora débil pende, no vacile

tu mano, débil pende.

Lejos está el comienzo. No hay orillas,

sólo un naciente olvido: el tiempo es breve,

el límite es incierto, voraz el ancho reino de la sombra.

El día. Poemas a Lázaro. José Ángel Valente.

Estamos educados en la cultura de la espera, la postergación, la pereza. Aspiramos a entrar en la rueda, que en nuestro país lleva el nombre de “Funcionariado”. Y una vez subidos a la noria, pasamos la vida, quejándonos de nuestra suerte gris.

Cuando nos ofrecen bajar ,  decimos que no con gesto displicente. Como dicen las madres, ¡hijo, espera¡

Nunca fueron buenas las generalizaciones, pero algo debe significar el bajo número de españoles que tiene la aspiración de estudiar, trabajar o vivir fuera. La baja proporción que emprende su propio negocio, el dato de que mientras en Europa descienden los funcionarios en España aumentan.

Lo peor es que repetimos la enseñanza del miedo a los que nos suceden: Máxima seguridad, ningún riesgo. Es nuestro lema.

Cuando nos queremos dar cuenta, estamos muertos . Pasaron de largo todos los trenes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s