Jasmine

En aquellos tiempos en que por desgracia, aún no todos los niños se vacunaban contra la polio, un chaval del medio oeste americano, nacido en la ciudad de Shenandoah ( Iowa) , una de las ciudades míticas del country americano,contrajo la maldita enfermedad a la edad de 15 años. Corría el año de 1952, y el hecho le obligó a abandonar el canto y coger el contrabajo de su hermano. Se llamaba Charlie Haden.

Cinco años después , el niño dejó de serlo, tenía ya 20 años, y emigrado a Los Angeles, comenzó a moverse por los círculos jazzísticos de la ciudad de Los Angeles, donde acabó tomando contacto con un excepcional saxofonista llamado Ornette Coleman, dando fuelle a una de las parejas clave del Free Jazz ( o New thing como fue conocido inicialmente).

En 1965, nuestro amigo Haden entra a formar parte del trío de otro tipo muy peculiar, que casi nació subido a un piano, de sólidas raíces en la llamada música clásica ( de la que son buena muestra sus versiones de composiciones de Bach o Haendel), y que ha tocado con todo tipo de monstruos vivientes ( desde Miles Davies a Jan Garbarek, de Gary Barton a Jack Dejohnette), y que responde al nombre de Keith Jarret. Un tipo con malas pulgas, que se comporta con su público de manera más bien exigente ( por decirlo finamente), autor de un disco tan portentoso como los Köhl Concert en 1975.

Haden lleva años publicando obras de orfebrería fina,que tocan todo tipo de palos, pasados por el fino tamiz del jazz que lleva construyendo desde aquel 1957 en que comenzó su verdadera carrera en Los Angeles: obras con claras reminiscencias de lo que es la música americana, sea inspirado en el country de su ciudad natal ( American Dreams con Brad Mehldau), o basado en estándares ( como el magnífico Beyond  the Missouri Sky con Pat Metheny). Pero también de versiones de clásicos del jazz como el Night and the City con Kenny Barron o el Now is the Hour, de clara influencia francesa.

Una de mis tiendas favoritas , Toni Martin, me pone al día y me informa de la reciente publicación de Jasmine, un disco instrumental de canciones de amor desde el incorruptible Body and Soul hasta una delicada versión de One Day I’ll fly away que interpretó Randy Crawford.

En estas noches que comenzan a ser calurosas, escuchar el lento discurrir de un piano y un contrabajo es una estupenda opción ( los accesorios de lugar, bebida y compañía que los ponga cada uno. O una)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Jasmine

  1. teresa dijo:

    En Sevilla le vimos actuar hace unos meses con el grupo de Diego Amador. Efectivamente, una obra de orfebrería y, tomando tus palabras: flamenco por el tamiz del jazz y … jazz por el tamiz del flamenco… fué emocionante.

    Aprovechando el post, una preguntilla, una opinión… si pudieras elegir pasar un par de dias por Vitoria, en la semana del festival de Jazz, ¿que días escogerías?

  2. lacarave dijo:

    Perdona el retraso Teresa. El I Congreso de la Blogosfera ha tenido muy ocupada a mi Cara A y no reparé en que la Cara ve también tiene sus colaboradores.
    Debió ser única la experiencia con Diego Amador; de las que generan envidia sana.
    Me he permitido hacer un post sobre Vitoria porque tiene mucha enjundia la cuestión.
    Es dificil aconsejarte. por supuesto lo primero sería Paco de Lucía, porque además Marcus Roberts es muy recomendable, aunque no sea jazz lo de Paco. Es cierto que es más fácil de ver por aqui.
    Pero es increible lo que puede dar de si una banda con Corea, Garret, Haynes y McBride. casi eligiría ésta. Además Randy Crawford y sample , aunque un poco mayorcitos siempre fueron interesantes.
    Otro día muy interesante es el 15, con la gran Reeves y Redman .
    En cualquier caso, que lo disfrutes
    Muchísimas gracias por hacer mejor el blog
    Un saludo

  3. Vicente Baos dijo:

    Tengo el disco y lo llevo oyendo sin parar des desde hace días en cualquier lugar y no me canso y nunca me parece que oiga la misma canción. ¡Geniales!

    • lacarave dijo:

      Si, es cierto Vicente. Creo que la ” prueba del algodón” con los discos es la capacidad que puedan tener de ser escuchados una y otra vez y seguir pareciendo nuevos, apareciendo matices que no habías percibido antes. Jasmine es de esos discos. haden tiene una especial habilidad de hacer discos con gente muy distinta ( Jarrett, Barron, Metheny) y dar la sensación de que llevan tocando juntos toda la vida. Muchas gracias por el comentario. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s