Diez libros recomendables de 2010.

Según aprendí en el magnífico The paradox of Choice de Barry Schwartz, hacer listas de todo es algo típico de tipos tarados a los que él cataloga como Maximazer ( gente que nunca está de acuerdo con lo que tiene porque siempre piensa en lo que no tiene).
Algo de consuelo obtuve con la novela y película de Alta Fidelidad de Nick Hornby, en la que el protagonista se pasa la vida haciendo permanentemente la lista de los cinco principales ( películas, libros, canciones…)
Como no se puede escapar al destino, ahí va la primera de mis listas del año. Empezamos por libros. No son los mejores ( para eso ya está Babelia o el Cultural). Pero si son diez libros de este mortecino año que me hicieron de alguna forma feliz.
No aspiran a formar parte de ningún ranking por lo que van en orden alfabético del autor.

Literatura.

Diez pequeños indios (Ten Little Indians). Sherman Alexie. .
Los libros de este escritor, indio Spokane, tienen su público también aquí ( En Estados Unidos suelen ser éxitos de ventas casi todos). Allí acaba de publicarse War Dances, y aquí se acaba de traducir Ten Little Indians de 2003. Es un libro de cuentos. Y de indios. Pero no llevan taparrabos, ni cazan bisontes. Son todos spokanes ( como el autor), viven en los alrededores de Seattle, y son estudiantes de filología inglesa, abogados, jugadores de baloncesto. Alexie tiene una gran capacidad de expresar sentimientos complejos con frases rotundas : “ mi madre ha decidido que prefiere pasar más tiempo con libros abiertos que con hombres cerrados”.

La hija de Robert Poste ( Cold Comfort Farm). Stella Gibbons.
Gibbons tenía pocos complejos. En la primera edición del libro señalaba con asterisco aquellos pasajes más elegantes para hacer más sencilla la tarea a los críticos. Flora, la protagonista, decidida a no trabajar nunca, elige entre sus parientes a los habitantes de Cold Comfort Farm ( uno nunca acaba de saber por qué eligen los títulos que eligen los traductores españoles), extraña colección de chiflados de todo tipo, a los que aspira a redimir de sus múltiples locuras. Como un novelón del XIX ( tipo Cumbres borrascosas o Jane Eyre), pero en coña.

Siempre el mismo día ( One Day). David Nicholls.
Una novela triste y alegre a la vez. Sobre el paso del tiempo ( cuenta la historia de un par de amigos/amantes/ en perpetua huida hacia delante a través de lo que les ocurre todos los 15 de julio lo largo de veinte años), sobre la indecisión, la insatisfacción y la duda. En definitiva, sobre el amor y sus múltiples altibajos.

El Doctor Zhivago. Boris Pasternak.
Si la película es una de las más maravillosas de todos los tiempos ( nadie estuvo nunca tan guapa en el cine como Julie Christie haciendo de Lara), faltaba en cambio una traducción a su altura. Como comentaba hace poco Elvira Lindo, Marta Rebón ha traducido por primera vez directamente del ruso la novela de Pasternak, cuyas peripecias de traducción fuera de Rusia en los años cercanos a la concesión del Nobel fueron una novela de aventuras, que tal vez merezcan comentario a parte.

Poesía reunida. W.B. Yeats.
Tengo dos ediciones antológicas de uno de los poetas más grandes de la historia. Ninguna de las dos me gustó nunca. Una es demasiado incompleta y no incluye el original; la otra hace ripios en español de algo que no merece tal maltrato. Por fin, a lo largo de más de 800 páginas tenemos todo lo que escribió…o casi.

Ensayo

The upside of irrationality. Dan Ariely
Otra vuelta de tuerca ( aún sin traducción al español) del profesor del MIT al asunto de por qué somos tan irracionales ( ya planteado en las Trampas del Deseo), con algunas sugerencias útiles para no pifiarla tanto.

Mundo consumo . Zygmunt Bauman.
El reciente Príncipe de Asturias repasa las posibilidades de supervivencia en un mundo líquido en que todo se derrite vertiginosamente. Aspectos como las posibilidades de supervivencia de una conducta ética , la aceleración y el paso del tiempo o la libertad son analizadas con una clarividencia inusual.

Algo va mal. Tony Judt.
Un libro triste. Porque fue el último que Judt, el brillante historiador británico. Pero también por la desesperada llamada que supone a luchar por un mundo que costó mucho construir ( algo que se dio en llamar estado de bienestar) y que llevó a Europa a su mayor nivel de civilización, y que se desmorona como un castillo de arena ayudado por esa misma socialdemocracia.

This is your brain on music. Daniel J Levitin.
Un curioso libro de un professor de McGill en Montreal que analiza pormenorizadamente por qué los seres humanos disfrutamos tanto con la música , buscando las conexiones entre el deleite que nos proporciona escuchar a Aimee Mann y el funcionamiento del cerebro. Impresionante.

Las raices triviales de lo fundamental. Jorge Wagensberg.
Açun reciente su penúltimo libro Yo, lo superfluo y el error, publica este año , el profesor de física revisa el fundamento trivial de …casi todo desde la física a la economía pasando por la biología o la socieología. Curiosa la entradilla del mismo “ la humanidad se divide en dos clases de personas. Las que van más bien a favor de los proyectos y las que van más bien a favor de si mismas. Este libro está dedicada ala primera clase de habitantes del planeta”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en literatura. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Diez libros recomendables de 2010.

  1. miguel dijo:

    apuntados quedan 🙂
    Feliz año Sergio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s