Los fantasmas de Elvis y Robert Johnson

Cuenta la leyenda que Robert Johnson vendió su alma al diablo para tocar el blues en la la guitarra como nadie. Desde entonces las 29 canciones que se conservan de él siguen siendo las tablas de la ley del blues, y él su primer profeta.

Entre sus discípulos estaba Howlin Wolf autor de algunas de canciones que se hicieron famosas en las versiones que años después hicieron los Rolling. Wolf grabó en los míticos estudios del 706 de la Union Avenue de Memphis, allí donde se grabaron buena parte de los discos míticos de Elvis Priestley, todos bajo la supervisión de Sam Phillips.

Elvis y Johnson. Las raíces de buena parte de la música que hoy escuchamos.

El año pasado bajo la producción de T Bone Burnett ( el productor de moda para buena parte de la música americana y de la que no lo es), John Mellencamp publicó uno de los mejores discos de su carrera. Comenzó a grabarlo en la primera iglesia Baptista de Savannah en Georgia,construida en el siglo XVIII, grabaciones que continuaron en aquel lugar mítico de Memphis, donde grabaron Elvis y Wolf. Sobre el suelo de linoleum del estudio, Sam Phillips ( productor de aquellas grabaciones) había dejado señalado con una cruz el lugar exacto donde cada músico estaba situado en las legendarias grabaciones de Elvis.

Sobre esas cruces se  colocaron los músicos de la banda de Mellencamp para interpretar algunas de las 13 canciones de No Better than this: no hubo necesidad de hacer mezclas. Acabado el trabajo, la banda se trasladó a la habitación 414 del Hotel Gunter en san Antonio donde cuenta la leyenda que Robert Johnson grabó en 1936 dos de las  canciones que se conservan de él. Se dice que entonces, el equipo de grabación estaba situado en una habitación, mientras el micrófono se colocaba en la puerta de al lado. Johnson cantaba desde una esquina . La mitomanía de Mellencamp le llevó a repetir la operación, grabando en mono, de casi la misma forma en que pudo haber grabado Johnson sus canciones. El resultado de tanta obsesión merece la pena.

El disco comienza con Save some time to dream. Un himno que parece una versión moderna del If de Kipling. Toda una declaración de principios para afrontar la vida.

Save some time to dream
Save some time for yourself
Don’t let your time slip away
Or be stolen by somebody else
Save some time for those you love
For they’ll remember what you gave
Save some time for the songs you sing
And the music that you’ve made

Could it be that this is all there is?
Could it be there’s nothing more at all?
Save some time to dream
‘Cause your dream could save us all

Save some time for sorrow
Cause it will surely come your way
Prepare yourself for failure
It will give you strength some day
Try to keep your mind open
And accept your mistakes
Save some time for living
And always question your faith

Cast your eyes up to heaven
Oh what does that mean to you
Try not to be too judgmental
So others will not judge you
Save some time to think
Oh before you speak your mind
Many will not understand
And to them you must to be kind

Could it be that this is all there is?
Could it be there’s nothing more at all?
Save some time to dream
‘Cause your dream might save us all



Anuncios
Esta entrada fue publicada en Americana, Elvis, Mellencamp, Robert Johnson, T Bone Burnett. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s