Seis caballos blancos y una baronesa

Don’t hang your head
when you see, when you see those six pretty horses pulling me
put a twenty dollar silver-piece on my watchchain,
look at the smile on my face,
and sing a little song,
to let the world know i’m really free.
Don’t cry for me,
‘cause i’m going to Kansas City

Come with me
if you want to go to Kansas City.

Parker’s Mood. Letra de King Pleasure

Siguiendo con el último post, el mismo día que nació James Taylor, pero 7 años después moría en Nueva York Charlie Parker, posiblemente el mayor genio musical que dio el siglo XX. Hay días en que los astros se ponen  de acuerdo para que sucedan cosas importantes.

Los meses anteriores a aquel marzo de 1955 habían sido pare él, lo más perecido a conocer el infierno a este lado del espejo: la muerte de su hija Pree, un intento de suicidio salvado in extremis por Chan ( la madre de su hija), y una vergonzosa actuación en el Birdland con él y sobre todo Bud Powell completamente borrachos, según cuenta en su magnífica biografía Ross Russell.

Tras andar unos cuantos días dando tumbos por Nueva York , cuatro días después de este último altercado, entró en el hotel Stanhope, del que ya no saldría . En su última planta vivía la baronesa Pannonica de Koegnswarter, una  Rothschild diletante, amante del arte, y una de las escasas auténticas amigas de Parker . Según cuentan los biógrafos Parker padecía de frecuentes dolores ulcerosos, aunque posiblemente los dolores, y en especial las hemorragias digestivas que sufría con frecuencia en esos últimos meses, eran manifestaciones de las varices esofágicas que (con casi total seguridad) le había producido la cirrosis hepática que padecía desde hacía tiempo. Cuando Parker comenzó a sentirse mal, la baronesa llamó a un médico de su más absoluta confianza, el Dr. Freymann. Tras reconocer al paciente solo existía una alternativa posible y era trasladar al músico a un hospital, puesto que su estado era grave. Parker se negó .Durante tres largos días, pese a los reiterados intentos del médico, Parker apuró sus últimos momentoss tumbado en un butacón. Fue allí donde murió; en la televisión tocaba Tommy Dorsey.

Pese a los deseos de Chan ( que posiblemente fueran los suyos) los trámites de su entierro, funeral y posteriores trámites fueron una lamentable sucesión de peleas y discusiones entre las mujeres que habían marcado su vida: Chan,  Geraldine Scott ( con la que también estuvo casado y Doris ( su ultima mujer). Al final fue ésta la que se llevó el gato al agua: el cadáver de Parker fue trasladado y enterrado en Kansas City, lo que nunca quiso él en vida. Convirtiendo en cierta la profecía de la letra que escribió un cantante de Rythm’ blues de la época sobre la melodía de Bird, y con la que alcanzó un enorme éxito. Canción que Parker siempre aborreció.

Contaba solo 34 años . El médico que acompañó a la policía para levantar el cadáver calculó la edad del paciente en 53 años. Discrepancias de percepción que años después cantaría  Jackson Browne en su canción Cocaine, referida en este caso a su amigo Glenn Frey:

I was talking to my doctor down at the hospital .He said,

“Son, it says here you’re twenty-seven, But that’s impossible..

Cocaine ..you look like you could be forty-five”.

Escuchar Parker’s mood ( en especial en esta versión de 1948 en el Savoy con la All Star de Bird incluido Miles Davies) sigue produciendo escalofríos.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Charlie parker, jazz. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s