Despegues y aterrizajes ( musicales)

When there’s a burning in your heart
An endless yearning in your heart
Build it bigger than the sun
Let it grow, let it grow
When there’s a burning in your heart
Don’t be alone

You are a tourist. Death Cab for Cutie

Hace poco más de un mes se ponía a la venta el último disco de Death Cab for Cutie, la banda de Ben Gibbard. Si Pessoa inventaba poetas heterónimos ( de Antonio de Campos a Ricardo Reis), Gibbard colecciona grupos heterónimos: The Postal Service, ¡All-Time Quarterback¡, además de los Death Cab, son todo excrecencias del tipo.
Procedente del alborotado estado de Washington, cuna del grunge y de buena parte del Indie americano más interesante, Gibbard es hijo de estas dos décadas, en cuyas canciones se encuentran influencias variopintas, desde Teenage Fanclub a Nirvana , pasando por Elliot Smith o los Pixies. Aunque sus principales referencias, según él, son literarias. Jack Kerouac o el mismísimo David Foster Wallace, bien conocido de este blog, son algunas de ellas.
Pero además de dedicarse a generar proyectos musicales variados, Gibbard tiene tiempo para ligarse a la más lista del barrio, la impresionante Zooey Deschannel, pareja musical del Sr. Ward en She&Him y la actriz de la estupenda 550 days of summer.
Codes & Keys, lo último de los Death es un disco de esos que te va gustando a base de escucharlos. Tal vez por su variedad de estilos, por la presencia menos continua de las guitarras de Gibbard.Pero algo a lo que acabas enganchado de alguna manera. Porque esencialmente siguen haciendo simplemente buena canciones pop, desde que comenzaron con aquel Something about airplanes en 1998.

Este interés por relacionar discos y aviones es compartido también por otra de las mujeres clave del indie americano, que ya colaboró con Gibbard en su grupo paralelo The Postal Service: Jenny Lewis, responsable del ( para nosotros) uno de los mejores discos de 2010 ( I’m having fun now), y líder de Rilo Kiley, que debutaron también con un estupendo disco aeronáutico: Take off and Landing, que incluía en su edición en vinilo además de un check list para incidencias, una curiosidad: un trampantojo en la cara B del segundo disco, con animalillos dibujados en el vinilo. Para que luego digan que hay formatos mejores que éste.

En cualquier caso, la trayectoria musical de toda esta banda ( Gibbard, Lewis, Deschannel) es un continuo despegue y aterrizaje : se acuestan en un grupo, y se levnatna en otro. Un barullo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en indie y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Despegues y aterrizajes ( musicales)

  1. miguel dijo:

    Y yo sigo sin verles en directo… Esto no puede ser 🙂
    Gracias pr la entrada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s