The Whole Love

I will throw myself underneath the wheels of any train of thought
running off the rails I’ll sail you through the rogue waves of your brain
If I could bring a light to shine upon the dark and disobeying
night so young but I still say we’re too old for cliches
Oh I can only dream of the dreams we’d share if you were so inclined
I would love to be the one to open up your mind
I could base my whole existence upon the cherry-strands of your gold hair
I would ask, almost insist upon treating you kind and fair
Oh I can only dream of the dreams we’d have if our hearts would be entwined
If you would let me be the one to open up your mind

Open Mind. The Whole Love. Wilco.2011

Siempre que un cantante o grupo entra en el Olimpo, y se convierte en el aspirante al trono de Mejor de la historia, aparecen legiones de críticos aventurando el final del grupo, lamentando que cualquier disco nuevo nunca podrá a estar a la altura de aquel glorioso primer o segundo disco de su carrera…aunque cuando aquel glorioso disco salió también les pareciera bastante mejorable.

Wilco es hoy en día uno de los principales aspirantes a mejor grupo de la década, desde que aparecieran aquella obras maestra llamada Yankee, Hotel, Foxtrot .

Ya está en la calle el esperado The Whole Love, su primer disco desde 2009, en el que se nota la especial influencia de Pat Sansone, un tipo capaz de tocarlo todo y darle una especial impronta a los sitios por donde pasa. Pero Wilco sigue sonando a Wilco, un extraño grupo capaz de haber comenzado su carrera, allá por los primeros noventa, siendo un grupo de country más o menos alternativo, y atrayendo a su repertorio ( como si fueran un imán al que todas las virutas de hierro acaban pegándose mientras se desplaza) influencias del más rabioso pop de los 60, rythm’n blues,rock sinfónico, heavy o hasta punk. Todo ello puede encontrarse en un momento u otro del amplio repertorio de  Wilco. Eso es lo que para mi  lo hace tan diferente…y tan especial.

The Whole Love está recibiendo tanto alabanzas como críticas por parte de los inevitables puristas, quienes censuran su abandono de las esencias, máxime cuando es el primer disco producido por la propia productora del grupo. Lo de siempre.

The Whole Love no es , en mi opinión, el mejor disco de Wilco.Pero es un estupendo disco. Con un comienzo brutal (Art of Almost) lleno de guitarras agudas y distorsiones , más propio de los Stooges que de un grupo habitualmente incluido en la etiqueta de Americana. Con estribillos que , una vez alcanzan el circuito cerebral, no abandonan nunca tu cabeza ( I Might, the Whole Love). Con algunas canciones intimistas entre las mejores que han hecho en años (Open Mind, Black Moon). Y aunque en esencia el disco está impregnado quizá sobre todo del buen pop de los 70 ( como el del gran Nick Lowe con el que comparten gira), se embarcan también e un larguísimo himno con lejanas influencias de Neil Young o tal vez Van Morrison, llamada One Sunday Morning:  una maravillosa canción de 12 minutos construida con  una sencilla melodía, que parece una confesión en voz baja, repetida una y otra vez con el delicado acompañamiento de un piano y un pegadizo punteo absolutamente hipnótico.

Y una vez más tal vez ahí está clave. Esto va de hacer canciones. Y las suyas son incomparables.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Americana, wilco. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s