Dinamita Carlile

 

 

 

 

 

 

If you had eyes like golden crowns and diamonds in your fingertips you’d waste it
If shining wisdom passed your lips and traveled to the ears of god you’d waste it
And so I hate that your overrated most revered and celebrated cause you’re wasted
Then again it’s good to get a call
Now and then just to say hello
Have I said I hate to see you go…hate to see you go
Every time you close a door and nothing opens in its place you’ve wasted
And when you speak the words you know to those who know the words themselves you’re wasted,
You’re such a classic waste of cool, so afraid to break the rules in all the wrong places

Wasted. Brandi Carlile

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDHA), esa etiqueta que se coloca cada vez a más niños a los que antes simplemente se llamaba “trastos”, hay veces que tiene efectos colaterales beneficiosos. Por ejemplo, haber permitido el desarrollo de la carrera musical de Brandi Carlile, quien eligió la música en vez de una carrera universitaria, harta, por lo que parece, de intervenciones respecto a su trastorno.

Fruto también de la escena musical de Seattle, auténtico laboratorio de nuevas tendencias, la Carlile lleva años dando tumbos acompañando a los más granado de los músicos atormentados americanos, desde Chris Isaak ( que mal entendido está este muchacho) al huidizo Lamontagne.

Hasta la fecha ha publicado tres discos: el primero, homónimo, en el que recogía buena parte de las canciones que fue componiendo en su adolescencia y primera juventud; el segundo, The Story ( en el que la canción que daba título al album se convirtió en su primer gran éxito) y el tercero, Give up the Ghost de 2009, tras ser considerada por Rolling Stone como una de las principales artistas a seguir.

Como cierre de esa terna, Carlile grabó un disco en vivo, acompañada de la Orquesta Sinfónica de Seattle, un estupendo disco llamado Live at Benaroya Hill, un disco bastante sorprendente para alguien que tiene una puesta en escena tan rockera.

Siempre ha sido especialmente sensible hacia todo tipo de actividades humanitarias, llegando a fundar una organización llamada The Looking Out Foundation, a quien destina un dólar de cada entrada de sus conciertos.

De un momento a otro debería salir su nuevo disco, sin título hasta la fecha, puesto que prefiere ponerlo cuando el trabajo de estudio está concluido. Esperemos que incluya su impresionante versión del Hallelujah de Cohen, tal vez la mejor desde la del llorado Jeff Buckley. Actualmente comparte gira con el huraño Lamontagne. Mal negocio para el maestro. De teloneras así hay que huir como de la peste. Carlile es de las artistas que llena el escenario con su menuda presencia y su discreto sombrero. Hasta los muertos bailan en las tumbas. Un listón demasiado alto para el que venga detrás.

Esperemos que alguien con cabeza la traiga pronto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Americana, indie. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s