La primera estrella del rock

El pasado año 2010 se cumplieron los cien años de la muerte de  Mark Twain. Cindy Lowell es la Directora Ejecutiva del Museo Mark Twain de Hannibal ( no Lecter, sino Missouri). Buscando una forma original de conmemorar la efeméride, decidió contactar con Carl Jackson , un compañero de colegio de cuando ambos eran niños y con quien no había vuelto a hablar en 30 años. Jackson había acabado siendo relativamente conocido en el mundo musical, especialmente en el campo del bluegrass donde llegó a aganar varios Grammys. Cindy propuso a Carl hacer un disco libro que fuera narrando la vida y obra de Twain , salpicando la narración con canciones de amantes de la obra del escritor sureño.

Para representar el papel de Mark Twain Jackson invitó nada menos que a Clint Eastwood. El de Huckleberry Finn cayó en manos de Jimmy Buffet, tipo poco conocido hoy fuera de Estados Unidos pero con mucho éxito allá por los lejanos 70.

En el disco tocan algunas de las más reputados miembros del santoral de la música country americana desde la gran Emmylou Harris hasta una de sus herederas naturales , la no menos grande Sheryl Crow, pasando por Rickky Skaggs, Vince Gill o Brad Paisley.

La atareada vida de tan distinguidos invitados postergó la grabación, producción y lanzamiento del disco desde el2010 aeste otoño , donde por fin está disponible en las tiendas. Para amantes y seguidores de Mark Twain ( amantes de Metalica abstenerse) puede ser una pequeña joyita, a través de la cual uno puede seguir la narración completa de su vida , en letra y música. Un cuidado librito de 40 páginas ayuda a seguir la historia.

Entre los seguidores musicales de Mark Twain se encuentra también Bill Callahan, uno de los más brillantes y a la vez desconocidos músicos americanos de la última década. Callahan publicó este año Apocalypse, un magnífico disco continuación de otro no menos brillante  (Sometimes I wish were an eagle). Las inquietudes literarias de Callahan no se quedan solo en sus letras ( llenas de referencias literarias a sus escritores favoritos), sino que acaba de publicar su primer libro , recién traducido al castellano: Cartas a Emma Bowlcut, un libro epistolar, de cartas sin respuesta, de un extraño científico amante del boxeo.

Twain cuenta en su autobiografía “ Roughing it” que comenzó su actividad como charlatán de feria un día en San Francisco en el que, agobiado por la penuria económica en que se hallaba, arrendó un pequeño local para dar una conferencia. La publicidad era de lo más sugerente: “Los problemas comenzarán a las 8”. Aterrorizado como estaba por su impostura ( nunca había hecho nada semejante) enredó a un buen número de amigos y conocidos ( incluso algún que otro desocupado que paseaba por las calles) para que se rieran en momentos clave de su disertación. El mismo reconocía que “ las bromas eran tan vagas que nadie las reconocía”. Pero a pesar de todo ese fue el inicio de una triunfal carrera de conferenciante por medio mundo.

En palabras del profesor Bateson, Mark Twain fue la primera estrella del rock. Por lo visto muchos siguieron su rastro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Americana, literatura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s