Escuchar música, vaciar el cerebro

Ayer tocó en Madrid. Hoy lo hará en Cartagena, el viernes en Barcelona (Palau de la Música) y el domingo en Valladolid. En esta ocasión vienen acompañado de Judy Kang al violín, y sobre todo  su fiel Jaques Morelenbaum al violonchelo ( con el que grabó aquel inolvidable Casa, en la misma casa en la que vivió Jobim, tal vez uno de los discos más bonitos que haya escuchado nunca).

Ryuichi Sakamoto es un tipo que ama la belleza, a la que dedicó un disco fastuoso (Beauty en 1990, con la colaboración de Yossou N’Dour en las voces). Sus conciertos siempre están al borde del desastre, por la importancia que concede a los matices, los sonidos casi imperceptibles, los silencios…

Leer hoy la magnífica crónica del concierto de ayer en El país por parte de Fernando Neira da una idea aproximada de ello.

Descubrí hace un par de semanas en una librería madrileña su autobiografía, que lleva por título “ la música os hará libres”, más que un título, un lema.

En realidad no es una autobiografía , sino la transcripción de largas conversaciones con el japonés a lo largo de varios años. Repasa todas sus influencias, desde las más clásicas ( Debussy, Satie) a los inevitables Beatles o Rolling. Sakamoto tiene también una larga carrera como actor. Cuenta en su libro que cuando Nagisa Oshima le propuso interpretar en papel del capitán Yonoi en feliz Navidad Mr Lawrence, él aceptó con una sola condición: escribir la banda sonora. No era entonces el músico admirado que es hoy. De hecho estaba en cierta forma iniciando casi su carrera musical. Algo encontró Oshima en él para aceptar el envite. El resultado fue una de las bandas sonoras más exitosas del nipón.

Gracias a la gentileza de Cuando los Los Elefantes sueñan con la música, el magnífico programa de Radio 3, es posible disfrutar de la maestría de Sakamoto aunque sea en la distancia.

Su último disco “Playing piano“, que ya comentamos en su momento es un rapaso por todos aquellos recuerdos con el único acompañamiento de su piano.

Ya no queda tiempo para amar la música, decía él hace unos días: “Ahora tenemos música en todas partes pero ya no queda tiempo para escucharla de verdad y amarla. Es bueno aparcar tanta información y vaciar el cerebro”.

Pienso en ello y me doy cuenta que cada vez son menos las ocasiones en las que me tumbo en el sofá, con los ojos cerrados y las orejas bien abiertas para escuchar, solo escuchar , un disco. Sin distraer tu atención con el libro que estás leyendo, el ordenador que tienes abierto o una distendida y  agradable conversación. Solo escuchar. Algo inusual pero que sigue siendo absolutamente necesario

Video streaming by Ustreamfotografia:San Bernerdo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en sakamoto. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s