El Dylan irlandés

Put a penny in the slot and make an
artificial light shine,
Leave go. My golden arm.
The soul of a dog,
he’s alive and not gone
To the farm like the others said.
A Rhodesian Ridgeback,
Off the beaten track,
In a furniture shop down on the quays.
For the lonliness you foster,
I suggest Paul Auster,
A book called Timbuktu.
Put a penny in the slot and watch the
Drunken sailor boy dance.
She will not let you be
Her lover.
She goes out looking for
The taxi.
Her phone is ringing straight to
Message-minder.
Send out a battalion
To find her.
Put a penny in the slot and count the
Swans through a telescope.
I can’t help from cryin’
I wish you were mine.
When I was seventeen,
I followed my dream,
Up into a high-rise block.
The adventures of Augie March,
By Saul Bellow,
Was all I had for company.
At night time I’d lie
In Beckingham pike,
With tears like flashbulbs.
And recall my treasure-
Searching days,
In the rock pools as a kid.
To the remains of
The cherub plains,
Or around the bonfire in Nailors cove.
Good company and grief
Sit like a doc leaf,
Sits beside a singing nettle.
Put a penny in the slot and make an
artificial light shine,
Leave go. My golden arm.

Put a penny in the slot. Fionn Regan.

 Mi amigo José Francisco, un compendio de conocimiento musical sobre Músicas del Mundo, se ríe un poco de mi afición a lo que él llama “maulladores”. Pero como buen rastreador que es, lleva años poniéndome sobre la pista de auténticas joyas. Cuando casi nadie le conocía, me descubrió a Damien Rice, y aquel deslumbrante 0 , a mucha distancia de los que vinieron después. O a Mick Flannery y su excelente White Lies. Por no hablar de otra grande, Joannna Newson y su Have one on me. Maravillas.

Su última recomendación es un maullador que se sale de la media. Casi al nivel de Ryan Adams cuando está en forma, o Ray Lamontagne en sus momento de lucidez. Se llama Fionn Regan y nació en Irlanda. Discípulo de la santísima trinidad (Van Morrison, Bob Dylan y Neil Young) sorprendió en 2006 con su primer disco The end of the history como estuviera musicando a Fukuyama. Un disco hecho casi a palo seco, apenas su guitarra y poco más, con letras enormemente complejas y referencia a gente como saul Bellow o Paul Auster. El disco fue tan sorprendente que la misma Lucinda Williams le invitó a ir de telonero con ella en su gira del 2007, considerándolo “ la respuesta de su generación a Dylan”.

En  2009 cambió de registro introduciendo mucha más electricidad en su The shadow of Empire. En ese año fue nombrado miembro honorario de la sociedad literaria del Trinity College.

En verano pasado publicó el tercero, llamado100 acres of Sycamore. De nuevo demostrando que es un letrista excepcional. Y que incluye maravillas como Sore Mare Bitch Vixen , Golden Light o North Star Lover, una canción que podría haber escrito Ron Sexsmith.

A disfrutar en los días en que el invierno agoniza

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dylan y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El Dylan irlandés

  1. jalberto dijo:

    Yo me quedaría con el que da título al álbum “100 acres of Sycamore”.

    Como diría JF anda maullando por las esquinas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s