El taxista de Río

Me cuenta el taxista que Rio es una de las siete maravillas do mundo moderno en la nueva versión hecha por no sabe muy bien quien. Sabe que Rio de Janeiro está seguro pero las otras seis van y vienen según quien sea el turista. Y a fe que no me extraña nada que él lo crea así, porque viendo la ciudad desde el Cristo o el Pan de Azucar cualquier idea que se tenga previamente palidece ante la realidad de tener tanta belleza a la vista. No es de extrañar por qué salieron de aquí tantos músicos sensibles, delicados, exquisitos. Por qué alguien tuvo el irreprochable gusto de poner el nombre de Antonio Carlos Jobim al aeropuerto internacional de Río, por qué tiene una estatua en la playa de Copacabana Dorival Caimi, por qué Brasil tuvo de diplomático a Vinicius de Morais mientras nuestro diplomático más dicharachero fue Chencho Arias, o por qué cuando en los clubs ponen una canción de Jorge Ben la gente se vuelve loca. Es el terreno en el que germina bien cualquier talento musical.
Le pregunto al taxista por músicos locales, por si por fin se hizo el museo Jobim, por clubs de bossa en la playa de Lapa. Veo que he pinchado completamente en hueso cuando el tipo divaga y me dice que su grupo favorito es la Quinta Estación. En estos casos uno duda si mantener la educación o bajarse inmediatamente del taxi, idea que se hace obsesiva cuando me enumera su listado de los cinco mejores músicos españoles de los últimos tiempos. Nada menos que Isabel Pantoja, el Sueño de Morfeo, el inefable Bisbal y Dúrcal, pero no la madre sino la hija. Ante tal muestra de pésimo gusto me encierro en un silencio sepulcral mientras me pongo a escuchar el maravilloso primer disco de Ceu. Pero el tipo es persistente y no para de rumiar nombres cursis hasta encontrar el de Sheila, que parece ser el de Dúrcal hija. Ni siquiera sabía que esta mujer cantara.
Con una cierta maldad le pregunto si conoce a Carlos Careqa, recomendación de mi amigo Jose Francisco y cuyo disco de versiones de Tom Waits ando buscando por aquí. No solo no responde sino que sigue el tío hurgando en el recuerdo de cantantes infames que ha dado la madre patria.

De la misma forma que determinados países prohíben la importación de plantas, semillas y productos campestres variados ante el riesgo para la flora y fauna local deberían limitar también la importación de tonadillas que pueden contaminar al delicado arte local, además de avergonzar al ciudadano medio español cuando va por el mundo. Una vez introducida Sheila Dúrcal en el mercado brasilero la bossa, el tropicalismo , el maracatú y hasta el candomblé están seriamente en peligro. Cuando por fin me bajo del taxi el tipo aún insiste: me comenta lo bien que cantó Bisbal en la celebración del título europeo de la selección.
El día anterior Londres inauguraba sus Juegos. En la celebración tocaron los Arctic Monkeys y el abuelo McCartney, que a pesar de ser una imagen jibarizada del padre de Shiela Dúrcal, el tal Junior, sigue mereciendo un respeto.
Quizá esa sea la diferencia entre los países, la razón de su progreso. A ver si se enteran en Madrid de por qué nunca celebrarán unos juegos olímpicos: mientras Brasil tiene a Jobim e Inglaterra a los Beatles, nosotros presumimos de Bisbal. Como diría el dante “abandonad toda esperanza”.


(Fotografia: estatua de Dorival caimi en la playa de Copacabana)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en brasileña. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El taxista de Río

  1. Maite dijo:

    Tampoco tenemos a un maravilloso Tom Zé uno de mis favoritos brasileños. A punto estuvo de abandonar la música hasta que un tal David Byrne encontró sus discos en un viaje a Río. A ver que nos descubres tú¡ http://www.youtube.com/watch?v=beEYzQmnQRo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s