El CSIC da la razón a mi madre

 

No tenían otra cosa que hacer. Todos los periódicos del país se hicieron eco hace un par de semanas de la noticia de la agencia Reuter que informaba de los “fascinantes” descubrimientos de un grupo de científicos españoles del CSIC, dirigidos por el especialista en inteligencia artificial Joan Serrá, que han llegado a la interesante conclusión de que toda la música pop suena igual. Es decir años de trabajo extenuante, análisis de una base de datos monstruosa, revisiones y más revisiones del manuscrito, para llegar a la misma conclusión que mi madre cuando empecé a escuchar el Ummagumma de Pink Floyd a los 15 años: “hijo, no se como puedes estar todo el día ahí tumbado oyendo eso, que siempre suena igual”. También confirman otra de las hipótesis de trabajo de mi madre, esa de “os vais a quedar sordos de escuchar tan alto ese ruido”.
Los reputados científicos (extirpe a la que habría que colocar en su lugar en algún momento) arramplaron con una base de datos de la universidad de Columbia de cerca de un millón de canciones publicadas entre 1.955 y 2.010, y analizaron casi la mitad d ellas (exactamente 464.411, que hay que tener ganas). Aplicando en palabras de La Vanguardia “unos complejos algoritmos” han descubierto que las canciones pop suenan más altas y son más anodinas, término muy científico por cierto. Como también lo es la consideración de que la “paleta de timbres se ha vuelto más pobre”. En la discusión de su trabajo, publicado nada menos que en los Scientific Reports de Nature, afirman sin pudor que “ la mayor parte de las pruebas recogidas orientan hacia un importante grado de convencionalismo, en el sentido de bloqueo y ausencia de evolución, en la creación y producción de música occidental contemporánea. Es decir desde una perspectiva global la música popular no muestra tendencias claras ni cambios significativos en los últimos 50 años”. Ahí queda eso. Es decir ni Beatles, ni Marley ni el punk o el grunge han sido tendencias de nada. Como los tipos en cualquier caso pecan de todo menos de modestia concluyen diciendo “algunas de las conclusiones reportadas han sido consideradas durante años como simples conjeturas, basadas en fuentes limitadas o a menudo enmarcadas en premisas subjetivas y no sistemáticas. Con este trabajo se gana evidencia empírica a través de un análisis formal, cuantitativo y sistemático de una gran serie musical”.
El método de investigación que utilizan para evaluar la riqueza del pop estriba en medir patrones estadísticos de métricas relacionadas con parámetros como tono, timbre y volumen.Algo así como medir el progreso de la novela contemporánea en el mundo por la evolución del uso de participios, o mejor aún diptongos. O demostrar el anquilosamiento de la cocina moderna por el empecinamiento en el uso de huevos y patatas en los platos, por mucho que Adriá parezca innovador a algunos paletos
Esperamos que este sea el comienzo de una nueva y prolífica línea de investigación liderada por el CSIC que nos aporte nueva luz sobre la cultura contemporánea.
Si alguien quiere de verdad aproximarse desde un punto de vista científico nada mejor que leer los trabajos del profesor de McGill University Daniel J. Levittin, del que hablaremos con detenimiento próximamente. Este señala que la música es un entramado complejo no solo de timbre, sino de armonía y melodía, además de su integración con la letra de la canción, aunque esa integración sea solamente en la forma de acentuar los sonidos ( lo que podría explicar porque hay canciones maravillosas cuya letra sea reduce poco más que a un du-du-a).
En cualquier caso uno no sabe de que asombrarse más: si de que estos tipos estén en el CSIC, de que éste les financie estas piruetas, o de que Nature publique estos cuentos. Y no los de mi madre.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en música, pop. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El CSIC da la razón a mi madre

  1. Recuerdo cuando leía el Rockdelux hace muuuuuuuchos y la gente se burlaba de grupos como El Ultimo de la Fila o Radio Futura diciendo que a veces no sabian que canción sonaba hasta que empezaban a cantar 🙂

    Menudo post te has marcado! Por cierto, la semana que viene te veo 🙂

    • lacarave dijo:

      Los patinazos de las revistas especializadas también han sido dignas de comentario. Por querer hacerse los modernos recuerdo algunas cr´ticas que ahora generan vergüenza ajena como cuando pusieron a parir a Miles por su “Siesta” con un Marcus Miller brutal.
      Por supuesto por aqui nos veremos; pero antes iré presuroso a ver al gran Iván ferreiro siguendo tu chivatazo
      Un gran abrazo

  2. Gran post! Si Joey Ramone levantara la cabeza… estaría muy orgulloso y los propondría para el Nobel. Mi madre también utilizaba una expresión científica que englobaba desde los Doors hasta Oasis pasando por Bowie: “música ratonera”.

    • lacarave dijo:

      Mil gracias. Genial lo de Música ratonera. Creo que da para hacer una encuesta para saber los nombres que han dado las madres al rock’n roll con premio incluido de visita al CSIC a ver a los “ciencias” del estudio. Por cierto, ¿sabrán quien fue Joey Ramone? ¿pensarán que fue el autor de la Ramona?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s