Unidad de medida

Dentro del grupo de las maulladoras selectas del que abominan mis compañeros de despacho, Tori Amos representó siempre el papel de heredera natural de Kate Bush, aún en activo. Canciones sofisticadas, a veces relamidas y algo confusas, en ese terreno de nadie que queda entre el pop con aspiraciones, el jazz, la clásica y el folk. Porque la formación inicial de Amos fue esencialmente clásica, como brillante niña prodigio en el dominio de las teclas. Publica ahora su disco  número 13 , Gold Dust, disco que viene a ser una revisión de sus canciones ( ella no quiere llamarlo grandes éxitos) en el que vuelve a sus orígenes al apoyarse en una orquesta sinfónica para auto-versionearse. El primer disco que compré suyo fue el segundo, un interesante Under the Pink que incluía uno de sus mayores éxitos, aquella Cornflake girl.Y desde entonces la seguí con desigual interés.

Sus letras reflejan complejos tormentos sentimentales, teológicos o sociales, con una presencia muy habitual del sexo y la muerte, y de la que a veces dan muestra sus enrevesados títulos: Pequeños terremotos (1992), Extrañas chicas (2001), Poses de muñeca americana (2007), Anormalmente atraída por el pecado (2009), por no hablar de su interminable serie de Piernas y Botas.

Pero Amos cuenta fundamentalmente historias. Como en aquel Scarlet Walk construida a manera de novela cantada de las andanzas de Scarlett, la propia Amos de viaje a través de América, o en American Doll Poses, en la que inventa cinco mujeres inspiradas en la mitología griega (Tori, Clyde, Pip, Isabel y Santa).

De gira promocional por España, en las que participó en los Times Talk del New York Times  Amos hacía unas interesantes declaraciones a El Pais la semana pasada. Porque ella sigue siendo amante de los objetos a los que nos referíamos la semana pasada: a los libros de papel, competentemente encuadernados, a las  bibliotecas que adornan una casa, a las pequeñas librerías de barrio llenas de grandes tesoros, incluido el conocimiento enciclopédico de su tendero. Sin olvidar los equipos de música que no caben en un teléfono móvil, a los grandes baffles que afean la estética del salón, pero dan un envolvente sonido.

Para Amos los músicos pasaron de componer novelas a componer relatos breves, preparados para ser escuchados de forma independiente, en formatos de no más de 3 minutos. Quedaron atrás aquellos maravillosos trabajos conceptuales de cuarenta minutos, que respondían a una única trama . Discos como el The lamb lies down in Broadway de Genesis, The Dark side of the moon de Pink Floyd, The queen is dead de los Smiths, el Confessions of a Pop Group de Style Council, o el Mingus de Join Mitchell.

Ahora lo que se lleva es el estribillo resultón de tres minutos y medio para descargar en el iPhone.

Pero para mi Amos pasará a la historia no por sus discos, sino por inventar una nueva unidad de medida, infinitamente más importante que el metro, la libra, la hora o el euro. Para ella los 72 minutos de un disco doble ( o la duración de un buen compacto para los más acomodaticios) es el periodo mínimo necesario para mantener una relación con otra persona: no solo sexual ( que por supuesto también, que ya está bien de atracos), sino para albergar una buena conversación, degustando una buena botella de vino, y por supuesto sin interrupciones absurdas de mensajes de wassap.

Por lo tanto ya sabe: si quiere usted vivir como un ser humano y no como un absoluto imbécil desempolve aquel disco antiguo de su grupo favorito, colóquelo en el palto, apague todo tipo de artilugio telefónico, abra una botella y comience la conversación

Anuncios
Esta entrada fue publicada en folk, jazz, pop. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Unidad de medida

  1. Pilar dijo:

    La verdad es que a Tori Amos la conozco poco pero esa unidad de medida ideada me encanta.
    Gracias por el post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s