“Calle Panaéro”

Windin’ your way down on Baker Street
Light in your head and dead on your feet
Well another crazy day
You’ll drink the night away
And forget about everything
This city desert makes you feel so cold.
It’s got so many people but it’s got no soul
And it’s taking you so long
To find out you were wrong
When you thought it had everything

You used to think that it was so easy
You used to say that it was so easy
But you’re tryin’
You’re tryin’ now
Another year and then you’ll be happy
Just one more year and then you’ll be happy
But you’re cryin’
You’re cryin’ now
Baker Street. Gerry Rafferty

Tres de la tarde en la calle Pagés, puerta de entrada al Albaizín. En la terraza del Torcuato conviven vecinos recién salidos del trabajo, turistas asomados a los escasos rayos de sol que esquivaron los oscuros nubarrones, y algunos perroflautas en busca de tapa . Aparece un tipo desaliñado que desenfunda un saxo mugriento y comienza a hilvanar un sorprendente repertorio, más propio del Blue Note en la medianoche, que de una plaza en un barrio tan emblemático del sur de España en la hora del aperitivo: Take five, All the things you are, Baker Street…
Sus acordes me llevan de regreso 35 años atrás, cuando escuché por primera vez la canción de Gerry Rafferty en el selección 15 de Antonio Fernández. Compuesta durante los largos viajes en el tren de la noche que conectaba Glasgow con Londres mientras negociaba la traumática separación con su grupo Steelers Wheel, Baker Street hacía referencia al apartamento de un amigo en el que Rafferty pasaba el tiempo durante sus viajes a Londres. No solo alcanzó el número 1 en Canadá, el 2 en Estados Unidos y el 3 en Reino Unido, sino que desencadenó un furor desconocido por un instrumento semi-olvidado fuera de los circuitos jazzísticos. La canción se abría con el “riff” ya clásico de Raphael Ravenscroft, que era la verdadera seña de identidad de la canción, un tipo bien considerado en las sesiones del Londres de aquellos años. habitual en los discos de Pink Floyd, Mick Oldfield o Marvin Gaye.
La conversación con mi amigo Greg sobre la canción y el album en que fue incluida ( City to city) nos lleva de la mano a otra de las canciones del disco, Right down the line, y a la última versión de ésta incluida en el magnífico último disco de Bonnie Raitt, Slipstream, que ya comentamos en su día.

En esas andábamos cuando se acerca el artista a pasar la bandeja. Tres mujeres en la mesa vecina le felicitan y le preguntan por el nombre de la canción que acaba de interpretar: “Calle panaéro” responde escueto. Tal vez atraído por la charla se acerca precisamente el panaéro, un distinguido perro flauta que vende sus panes artesanales cada miércoles por el barrio.
Creo que el difunto Rafferty estaría satisfecho de la versión albaicinera de su canción

Anuncios
Esta entrada fue publicada en jazz, marvin gaye, pop. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s