En la ciudad de…Wilco

marina city

Quique González cantaba en uno de sus mejores discos a la ciudad del viento. Aunque posiblemente estuviera pensando en otra, más cerca del sur de España, la ciudad del viento siempre ha sido Chicago. Al borde de un inmenso lago del tamaño de Croacia, la desembocadura del río Chicago en el lago Michigan fue siempre lugar propicio para todo tipo de vendavales, casi en cualquier época del año. En todos los folletos turísticos y guías de vieja aparecen las manidas referencias a FL Wright, Ophra Winfrey o la familia Obama, además de los respetables criminales Capone o Dillinger como ejemplo de personajes emblemáticos de la ciudad. También se saca a paseo que fue donde nacieron Nat Cole o Benny Goodman, y donde se hicieron famosos Louis Armstrong o Muddy Waters. Sin embargo, para mi decepción y sorpresa no he visto la más mínima alusión, ya sea en folletos o charlatanes callejeros a Wilco. Y al margen de que evidentemente no sea objetivo a la hora de valorarles como músicos, pocos han hecho tanta propaganda turística de la ciudad como  Tweedy y compañía.

Resulta impensable que Lapido colocara un dibujo de la Alhambra en la portada de alguno de sus discos, o que el susodicho González lo hiciera de la Puerta del Sol. Tampoco se le ocurriría hacerlo a Iván Ferreiro de Playa América o a la Buena Vida de Donosti.

En cambio esta gente colocó en la de su mejor disco, y uno de los mejores discos de este siglo , Yankee Hotel Foxtrot a las torres gemelas de Marina City. Dando una vuelta en el barco que recorre el río, el animador cultural de turno pregunta a los turistas por qué es famosa esa pareja de torres. El personal, mayoritariamente americano, va dando razones extraídas en su mayor parte de las guías turísticas que acaban de leer. Cuando se me ocurre decir que son famosas por el disco de Wilco, el pavo ( apenas 24 años) me dice que quien es Wilco.

Bajo del barco con la decepción de que el arte siga siendo tan minoritario. Para animarme, me alejo un par de manzanas de Marina City. Reckless Records , en Madison, tiene tres tiendas en la ciudad, y es de lo más recomendable a la hora de comprar ( para el que todavía lo haga). Tal vez lo mejor en Chicago junto a Permanent Records (  en el 1914 de W Chicago Avenue)

Es algo destartalada, con esa costumbre que me pone de los nervios de mezclar en las estanterías discos nuevos y usados. Mientras veo por el rabillo del ojo como un tipo hace acopio de las obras completas de Michael Bolton ( ya es mal gusto), encuentro  rebuscando una pequeña joya: Loose Fur, la colaboración entre Tweedy, O’Rourke y Kotche del año 2003.

Jim O’Rourke es otro nativo ilustre de la ciudad del viento, siempre a la vanguardia a la hora de hacer ruidos. Productor musical reconocido, no hay estilo musical con el que no se haya atrevido: jazz, pop, soul, electrónica, y por supuesto el ruido ( noise).Estuvo directamente implicado en la banda sonora de otro mito, the Wire.Y puesto a innovar el tipo incluso llegó a lanzar un disco de mezclas basado en el tercer disco de la perdida, malograda y maravillosa Judee Sill. Artistas vivos como Joanna Newsom, Sonic Youth o Stereolab recurrieron a sus servicios. Y por supuesto Wilco, cuya joya de la corona ( el susodicho Yankee, Hotel Foxtrot) fue producido por él. La amistad con Tweedy venía de algo más lejos. Cuando éste fue invitado al festival de “ruido” de Chicago en 2000 se llevó de la mano al colega, ideal para hacer esos extraños sonidos que salpican su discografía. La colaboración no paró y en apenas unos días compusieron los temas que se incluyeron en este Loose Fur, una mezcolanza de estilos muy del gusto de Tweedy , y en el que llamaron para la ocasión al antiguo batería del grupo Glenn Kotche. Para muchos fue nada menos que el aperitivo de preparación de aquel disco excepcional.

 Como pillo también el último de la gran Mavis Staples, lleno de la influencia de Tweedy, el colega de la caja me pregunta a que viene tanta brasa con Wilco. Enzarzado en explicaciones absurdas me pregunta si son muy conocidos en España. No puedo evitar responderle que casi tanto como en Chicago.

reckless records

Anuncios
Esta entrada fue publicada en wilco. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a En la ciudad de…Wilco

  1. Maite Cruz dijo:

    Es bonito eso de la ciudad del viento. Recuerdo que en una biografía sobre Leonora Carrignton y su turbia relación con Max Ernst leí algo sobre “la novia del viento”. Parece ser que es una flor sin raíces que todo el mundo pisotea pero tiene la virtud de, pese a la adversidad, sobrevivir al torbellino del viento. Qué mas da que no se enteren de quién es Wilco, ellos se lo pierden mientras nosotros seguimos pinchando el Yankee Hotel Foxtrot. Aquí no tenemos ninguna portada relevante, al menos que yo recuerde, pero existe la 1925, que según me dijo un alemán el otro día la podemos considerar a la misma altura de la cerveza alemana, je, je. Celebremos pues este gran reconocimiento. P.D. La escena del barco parece casi de Woody Allen, quiero ver la foto¡

    • lacarave dijo:

      Mañana espero contarte con un café la escena del barco con el pavo de las gafas reflectantes. Eso si , llevo un dia sin dejar de escuchar el yankee, con el aperitivo del loose Fur.Lo de la 1925 mejor degustarlo directamente. Eso de que está a la altura da idea de que tu amigo alemán sabe que es infinitamente mejor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s