¡No soy decorador¡

bragg

My journey has me so hard lately
Been having to get out and push
Left me standing on the sidewalk
Talking to a burning bush.

Politicians selling freedom
Bumper sticker 50 cents.
Asking what they want to be free from
Answer don’t make any sense!

Somewhere on the far horizon
Gonna wash away my sins
Turn around and chase tomorrow
This is how the end begins!
January Song. Billy Bragg

Un buen amigo me pone sobre la pista del último disco de Billy Bragg. Lo último que había escuchado de él son sus trabajos con Tweedy y demás wilcos en Marmaid Avenue ( que merecen comentario aparte).Pero originales suyos había que remontarse a 2008 para encontrar alguno.
Su último trabajo se llama Tooth and nail y simplemente es un disco redondo. Me atrevo a apostar que será de los mejores del año. Si se tiene su talento y se acompaña de uno de los mejores productores del mundo, otro genio como él llamado Joe Henry, las posibilidades de que salga algo grande se multiplican. Podría pensarse que la mano de seda del productor de Charlotte, con sus delicados arreglos jazzeros, pudieran haber amansado algo al maduro luchador de Essex. Porque Bragg es uno de los grandes activistas de la izquierda británica, la que sigue luchando contra los proceso de desmantelamiento social tan del gusto de los torys británicos.
Se si escucha sin leer las letras podría pasar desapercibido como otro disco de músicas americanas llenas de medios tiempos y canciones lentas. Pero Tooth and nail, tras su delicada y elegante carcasa, envuelve mucha mala leche. Ya lo dice en la canción que abre el disco, la poderosa January Song: “ Estoy tan cansado de ser salvaje, pero hay tantas cosas que hacer”…
Temas que hablan de tragarse el orgullo, de un mundo que se va al carajo y en el que , a pasear de tantos expertos, nadie tiene ni puñetera ida de nada (No one knows nothing anymore), de políticos que convierten a tu vecino en tu enemigo ( There will be a reckoning). Por supuesto no olvida hacer una versión de su maestro Woody Guthrie (I ain’t got no home) , pero la que convertiré en un himno personal es la perezosa melodía de Handyman Blues, la antítesis del viejo tema de James Taylor ( Handy man), en el que Bragg abomina de cualquier pretensión de convertirle en un manitas , hacendoso en los trabajos manuales de cambiar bombillas o arreglar cisternas.
I’ll never gonna be the handyman around the house
My father warned,
So don’t be asking me to hang the curtain
Right for you because
The screwdriver business just gets me confused
It takes me half an hour to change a fuse
And when I flick the switch, the lights all blew
I’m not your handyman!
Don’t be expecting me to put up shelves
Or build the garden shed
But I can write a song that tells the world
How much I love you instead!
I’m not any good at pottery
So let’s lose a “T”, and shift back to “E”
And I’ll find a way to make my poetry
Build a roof over our head.
I know it looks like I’m just reading the paper
But these ideas will turn to gold dust later
Cause I’m a writer, not a decorator,
I’m not your handyman!

Ya esá bien de pretender fingir lo que no es uno: ¡Soy un escritor, no un decorador¡
PD: no se pierdan el video

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Americana, folk, wilco. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡No soy decorador¡

  1. C.C. Baxter dijo:

    Siempre un maestro de la ironía sutilmente incorrecta:
    I don’t want to change the world
    I’m not looking for new England
    I’m just looking for another girl

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s