Las majaderías de Young

comes a time

Si hace unos días nos lamentábamos de la deriva chiripitiflátuitica de Bono ( cada vez más cercano a su tocayo manchego), mi amiga Maite  me  confirma el rumor mantenido durante décadas de que Neil Young compró buena parte de la tirada de Comes a Time ( cerca de 200.000 copias ) por discrepancias con el resultado final. La versión mantenida hasta la fecha tenía que ver con disensiones con Warner respecto al orden de las canciones, que desencadenó al ataque de soberbia del canadiense. Ahora parece que fueron los desperfectos que sufrió la cinta en un aeropuerto y que le llevó a utilizar semejante material ara reforzar el techo del granero.

Una demostración más de que ser genio no implica estar libre de hacer majaderías.

Aquel disco está inevitablemente ligado a un recuerdo, el de Nicolotte Larson, amante en aquellos años de Young ,  a quien había conocido durante la grabación del gran American Star’s and Bars y con quien estuvo a punto de empezar una vida en común . De hecho anunció a su padre una próxima visita con la idea de normalizar la relación, algo que nunca llegó a producirse.

Inicialmente iba a llamarse Give to the wind e incluía varias canciones compuesta a medias con Larson, entre ellas un tema dedicado a la memoria de Annie Oakley , una pistolera de feria de los años de la Gran Depresión , cuya historia sirvió de inspiracióna Barbara Stanwyck. Nunca se incluyó en el disco.

Comes a Time siempre fue considerado por Young y buena parte de la crítica como un trabajo menor. Acababa de lanzar Decade, su premiera macroobra que daba idea de que era sencillamente un genio. Para Give to the wind/ Comes a time contó con algunos de sus fieles ( desde Ben Keith al slide a Tim Drummond a la batería con las aportaciones inevitables de Crazy Horse). Pero además de Nicolette se rodeó nada menos que del gran JJ Cale, del no menos importante Spooner Oldman y de Rufus Thibodeaux al violín.

Fue uno de los discos mejor vendidos de su carrera ( no sabemos si con o sin las copias que se agenció el tipo) y sigue siendo un disco delicioso por el que no pasan los años.

Tal vez la frustrada relación influyó en la decisión delirante de arramplar con las copias. Como no podía estarse quieto optó  por la que sería su mujer Pegie Morton . Larson , influencia fundamental en la composición de Lotta Love, comenzó una carrera en solitario prometedora ( en cuyo primer disco hacía una versión alternativa apoyada en el saxo la mar de resultona) que fue difuminándose con el paso del tiempo. En 1997 moría de un dema cerebral. Sus amigos  ( de Carole King a Valerie Carter, de Jackson Browne a Graham Nash) le grabaron un disco de tributo. No aparecía Neil Young.

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en neil young. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s