Sus satánicas ancianidades

rolling

Posiblemente con el único objetivo de hacer caja, los Rolling amenazan con volver a darse otro baño de hispanas multitudes, esta vez en el Bernabeu. Como suele ser habitual en este tipo de eventos, las entradas se han agotado en cuestión de horas , tal vez debido a sus “populares” precios ( entre 85 y 220 euros). Ya se sabe que estos tipos han sido siempre gente muy filantrópica, sensible a los problemas del populacho que tararea sus estribillos en cualquier rincón del mundo, por lo que han puesto de su parte para que cualquier hijo de vecino pueda pasarse por el Bernabeu sin que le suponga ningún dispendio.

Cuentan que los afortunados con entrada en mano, se pavonean ante vecino y compañeros de trabajo exhibiendo una vez el papel que les habilita para presenciar el jolgorio, pero habría que reflexionar un poco respecto a qué es lo que van a presenciar exactamente.

Jagger cumplirá en esas fechas 71, al igual que el padre del Capitán Sparrow, Ron Wood, un chaval, anda por 67, y Charlie Watts alcanza los 73. Con todos los respetos no son edades para estar dando saltos, aunque lo intenten camuflar con esos tintes de abuela de barrio.

No quiero decir yo con esto que deberían ser retirados del circuito esos grupos que forman parte consustancial con nuestra vida al llegar la edad de jubilación de un ujier. Pero hay estilos y estilos.Van Morrison no es tampoco ningún niño, pero su actividad en el escenario no pasa de chasquear los dedos, y maldecir a voces la incompetencia de cualquiera que tiene alrededor, además de salir zumbando en cuanto oye cuchicheos en el auditorio, por lo que no parece que su presencia en el escenario represente un gran riesgo para su salud. Que decir de venerables carcamales como Sonny Rollins que aún se deja ver a sus 84 ,pero que a la hora de la verdad no deja de estar sentado mientras sopla su saxofón.

El problema de Jagger y compañía es que se han pasado la vida haciendo el mono ( en todos los sentidos) en el escenario, con lo que les quedarían dos alternativas: renunciar a su habitual estilo y optar por un formato más acorde con su edad ( quizá formato acústico tipo unplugged sentados en taburetes acolchados y respaldo regulable en altura) o seguir dando botes y amenazando con lanzarse al público desde sus 70 años.

Sí, ya se que todo el mundo quiere verles tal vez por última vez, cueste lo que cueste, para luego contar a los nietos que les vimos con 30, 40, 50, 60 y 70 años, pero hay que tener un poco de compasión.

Un pequeño traspiés a esas edades, por mucha sustancia que se haya tomado a lo largo de la vida, puede producir una caída, no digamos si además antes se han tomado unos chupitos de burbon para entonar la voz. Y la fragilidad ósea de cualquier anciano está siempre ahí, acechando para quebrar la cadera correspondiente.

Nada peor para nuestra memoria colectiva que ver a Jagger, Richards o Wood abandonar el escenario atendido por el SAMUR, con el doctor Viñals de jefe de la cuadrilla, entre alaridos de dolor. A esas edades ya se sabe que ese tipo de lesiones tienen muy mal arreglo y aún peor pronóstico, por lo que habría que temer seriamente por sus vidas. Con todo el respeto que me merecen estos tíos, autores de algunas canciones absolutamente legendarias, no habría cosa peor para su historial que murieran en una cama, por insuficiencia respiratoria secundaria a tromboembolismo pulmonar a resultas de fractura de cadera bilateral. ¡Que triste¡

Anuncios
Esta entrada fue publicada en rolling stone. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Sus satánicas ancianidades

  1. Juan dijo:

    Decía Ramón Trecet aquello de que el Rock es un cadaver perfumado, refiriéndose a la repetición de una fórmula musical, sin nuevas aportaciones, con mera finalidad comercial o económica. Este sin duda es un gran ejemplo, y si siguen haciendo giras, no podemos descartar que, literalmente, lleguen a colocar el cadaver perfumado de una de sus satánicas ancianidades como parte del espectáculo.

    • lacarave dijo:

      Está al caer desde luego. Ya me imagino a los supervivientes inter`retando el Simpathy for the evil mientras el colega descansa embalsamado
      Por cierto ¡Que hara el Trecet?

  2. Fran Gonzalo dijo:

    ¡Muy buena reflexión!, simpática y jocosa pero a la vez con respeto. No te falta razón en lo que escribes, no perderían público si se reinventasen a sí mismos cambiando el formato.
    ¡¡¡ Saludos !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s