Simplemente, Richard Hawley

hawleyDesaparecido el gran Jimmy Scott, el camino al trono de rey de los crooner queda definitivamente despejado para Richard Hawley. La grave voz del de Sheffield continua demostrando que por mucho que la vida se ponga cuesta arriba, siempre hay alguna razón por la que merece la pena seguir peleando.
Jesús , de Radio City ( probablemente la tienda de discos más bonita de España, ya lo hemos dicho muchas veces) me informa de que acaba de reeditarse en vinilo el primero de los discos de Hawley., su disco homónimo de 2001 que fue inicialmente un mini EP de solo 7 temas, que posteriormente fue editado en 2007 con cinco bonus track.
Para Jesús sus dos primeros discos son de los mejor de su magnífica discografía, a la altura de los trabajos que le dieron la fama, como el Coles Corner o Truelove’s Gutter.
Y sin duda lo son. Canciones como Bang to Rights, Sunflower, happy families o Troublesome Waters ya daban a entender entonces que el mercenario de Pulp iba a convertirse en uno de los músicos indispensables del principio del siglo XX
Con razón, cuando le birlaron el premio al mejor disco del año por Coles Corner, fue el propio Alex Turner de Artyc Monkeys ( quienes se llevaron el premio) el que dijo: que avisen al 999. Alguien le ha robado a Richard Hawley”. Años después Mojo le otorgó el premio honorífico de Disco del año por el Truelove’s Gutter, compensando de alguna forma tantos años de falta de reconocimiento de un tipo admirado por todos los divinos de su generación, desde Coldpaly a REM o Radiohead.
En aquel primer disco Hawley tocaba prácticamente todos los instrumentos, salvo el bajo de Colin Elliot ( ingeniero del disco) y las apariciones esporádicas de Andy Cook, Shez o Simon Stafford.
En los momentos en que todo se derrumba escuchar The Ocean siempre ha sido uno de mis antídotos favoritos, una canción perfecta para cualquier funeral, incluido el tuyo propio.

Desde hoy las canciones envolventes de su primer disco forman parte de ese distinguido grupo de tema que guardas en lo más profundo de tu ipod, a la espera de encontrar un momento digno en el que apreciar su hermosura. De esas canciones que no merecen ser desgastadas mientras el personal a tu alrededor parlotea, las abuelas juguetean con los nietos y los hijos de tu prima amenazan con poner sus sucias manos infantiles en tu colección de discos.
Si hay cosas que el dinero no puede comprar también hay discos que hay que elegir cuando poderlos disfrutar.


.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en british pop, richard hawley. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s