14 discos de 2014

Everyday Robot. Damon Albarn.

damon albarn

2015 fue el año de los regresos de unos cuantos genios, vagos, perezosos y atormentados. El ex lider de Blur fue uno de ellos, más de diez años después de aquel inolvidable Mali songs. Del espíritu festivo de Mr Tembo o Heavy seas of love a la complejidad de You and me o la delicadeza de Lonely press play.

 

 

The Black Messiah. D’Angelo.

D'Angelo_-_Black_Messiah_Album_Cover

Otro haragán que si no llega a ser por los disturbios de Ferguson seguiría tumbado dándole vueltas a como mejorar algunas de las 12 asombrosas canciones de The Black Messiah. Posiblemente se acabe convirtiendo en uno de los discos indispensable del rythm’n blues de la década.

 

The art of conversation. Kenny Barron & Dave Holland

barron.

Los que aquí conversan apaciblemente tumbados son dos viejos amigos: el contrabajo de Dave Holland y el piano de Kenny Barron. En ocasiones lo hacen sobre temas del padre ( Ellington), el hijo ( Bird) y el espíritu santo ( Monk) , aderezado con inventos de sus propias cosechas. Una delicia.

 

The lights from the Chemical plant. Robert Ellis.

robertellis-thelightsfromthechemicalplant-cover-300dpi

La sorpresa del año. Aunque sea su tercer disco, a todos los efectos parece el primero, ignorantes como estábamos de su talento. Incluso llegó a acompañar a Dawes en su gira de 2012 por España, pero apenas unos cuantos repararon en él. Parece un disco de música americana de toda la vida pero es mucho más que eso. Uno de los tipos que sigue contando historias a través de canciones

 

 

Last dance. Charlie Haden & Keith Jarrett

haden

El destino quiso que el último disco que publicó Charlie Haden antes de morir lo hiciera en compañía de un viejo amigo y compinche, Keith Jarrett, con el que había publicado uno de los discos más hermosos de la década, Jasmine. Aquí aprovecharon los restos que quedaban en el tintero para recordar alguna de las colaboraciones de aquel disco, a las que sumar sus relecturas, siempre sorprendentes de los standards de los grandes compositores del cancionero americano como Gershwin, Weill, Rodgers o Hammerstein. Incluyendo una versión de Round Midnight que demuestra las posibilidades ilimitadas del tema de Monk .

 

The invisible hour. Joe Henry

henry

No deja de ser una declaración de principios que el nombre de su página web se llame Joe Henry loves you madly. Si en Un Hombre enamorado el escritor noruego Karl Ove Knausgard describe con pelos y señales su vida de pareja, The invisible hour es un disco en que Henry se dedica a desnudar las luces y sombras , el placer y el dolor del amor en matrimonio a través del suyo propio. Pero en cualquier caso, y sea cual sea el tema que aborde, Henry es sin duda uno de los grandes compositores americanos, además de un excepcional productor. Un disco inmenso

What is this heart?. How to dress well.

how to dress

Hubiera sido el disco de rhytm’n blues del año si no llega a aparecer el vago de D’Angelo dos minutos antes del fin del tiempo reglamentario. Apenas tres discos ( Love remains de 2010 y Total loss de 2012) antes de este último , otra profundización en la revisión de lo que debería ser la música negra en el siglo XXI,..pero cantada por un blanco.

 

Atlas.- Real Estate

atlas

 

También hablamos de él en su momento, un disco que no hace añorar sus dos primeros. Y eso es mucho. Los de Nueva Jersey parecen haber salido de su mundo de ensoñación para preocuparse algo más de lo que pasa alrededor. Pero lo que siguen siendo es maestros a la hora de construir melodías

 

 

My favorite faded fantasy. Damien Rice

damienrice

Otro de los atormentados perezosos. Tras salir huyendo en 2006 y habernos amenazado con abandonar la música, incumplió su palabra para alivio de todos los que apreciamos a aquel tipo atormentado capaz de expresar como pocos el desamor, la tristeza y la desolación. Una portada preciosa encierra ocho pequeñas maravillas, que aportan algo diferente en cada escucha.

 

 

Don’t give up. Jacobo Serra

jacobo

Si fuera americano estaría en las listas de los discos del año de la NPR, Mojo o Pitchfork. Pero Jacobo nació en Albacete, y aunque canta en un inglés impecable bien trabajado en su periodo de formación británica, sigue siendo un desconocido , un placer oculto al alcance de sólo unos cuantos. Algo que tampoco parece preocuparle, puesto que sus

discos solo son accesibles por encargo directo a través de su web. Una postura que demuestra también su integridad, en un contexto musical lleno de golfos apandadores. El año que viene sigue de gira presentando Don’t give up. En directo es tan bueno o mejor que en disco

 

 

Are we there. Sharon van Eaten

sharon

Un disco descomunal. En el que es casi imposible elegir una, do o tres canciones porque cada una de ellas es una demostración de poderío a la hora de componer. La reina de la narración sobre la volatilidad del amor, tan descaradamente sincera que hace daño.”Canto sobre el temor y el amor, y lo que me brinda”. De una forma tan brutal que puede llegar al esperpento (“I washed your dishes, then I shit in your bathroom.”)

 

 

Hendra.- Ben Watt

hendra

Watts, es el cuarto haragán del póquer de ases de este año. Salió del chiscón para publicar su segundo disco en solitario treinta años después, escribir un libro de gran componente autobiográfico y seguir atendiendo sus obligaciones familiares y su actividad de reputado pinchadiscos. Un genio , para algunos demasiado intenso emocionalmente

 

 

Lost in dreams.- The War of drugs

war_on_drugs_lost_in_the_dream_album_1395236302

Si uno de los discos de 2013 fue el Waking on a pretty waze de Kurt Vile, sin duda uno de los mejores de 2014 es el de su antigua banda, The war of drugs dirigida por otro perfeccionista taladrado, Adam Granduciel. Bien aprendida la lección de sus maestros , desde Dylan a Springsteen pasando incluso por Bob Seager o Mark Knopfler o Tears for fears., Con esos antecedentes lo más razonable sería salir huyendo, de la naftalina que podría desprender el producto.Pero Lost in dreams es un disco de los 80 pero del siglo XXI. En que ya ha pasado por aquí Arcade Fire, o Wilco o el propio Vile. No hay más que escuchar la batería obsesiva de An ocean in between the waves que dirige toda la canción, el juego contenido y onírico de guitarras de Disappearing o la grandiosa elegancia de Eyes ot the wind para darse cuenta de ue esto es otra cosa. Por cierto, en el disco de Sharon Van Etten participa…Granduciel

 

Down when the spirit meet the bone Lucinda Williams

_lucinda-williams-down-where-spirit-meets-bone_91

Mal empieza el año para Lucinda, con la muerte de su padre hace dos días, el autor del poema que precisamente da título a a su último disco. Y como es costumbre en sus últimos trabajos un disco que es todo menos sencillo de escuchar, pero con una precisión y clarividencia más que notable. De los que conviene tomárselos con respeto, abrir la edición en vinilo ( por supuesto) recrearse en la fotografía y las letras, poniendo los cinco sentidos en cada corte, en este caso con un cupito de whiskey.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Americana, british pop, ebtg, indie. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 14 discos de 2014

  1. manyez dijo:

    Muchísimas gracias por tus recomendaciones. Algunos discos ya los conocía de este año, pero la mayoría son deliciosas sorpresas para este nuevo año. He recopilado casi todos los discos en esta lista de spotify (faltan un par, creo, que no están):

    Gracias y feliz año 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s