Un Dream Team perdido en el río (de Dylan)

descarga

En julio de 1966 un grave accidente de moto estuvo a punto de acabar con la vida de un ya reconocido genio llamado Dylan, y privarnos de un repertorio que forma ya parte de la historia de humanidad. Como en otras tantas ocasiones solo el azar determinó que la suerte en este caso se inclinara del lado de la supervivencia para bien de él y de todos nosotros. Durante su convalecencia en los alrededores de Woodstock mataba el tiempo componiendo sin parar canciones, a menudo acompañado de una banda (the Hawks) con la que había estado trabajando de forma continua en aquella época. Más que una banda de acompañamiento eran una buena colección de amigos, llamados Robbie Robertson, Richard Manuel, Rick Danko y también Levon Helms. A lo largo de seis meses la fábrica no dejó de funcionar , ya fuera en la sala de estar o en el sótano de la casa. Más de 140 temas salieron de aquellos cerebros calenturientos. La inspiración de aquellas sesiones dio nombre al primer disco de aquella banda rebautizando así, The Band. Pero Dylan en uno de sus ataques de indolencia no los editó hasta cerca de diez años después, en un disco editado por Columbia llamado The Basement Tapes, pero que solo incluía 24 de los más de 140 temas que se supone grabaron en aquel sótano.
Durante años el material completo fue objeto de codicia de las tribus piratas que rodean permanentemente al bardo. Material clave para entender la obra del abuelo Dylan puesto que supusieron el cambio de la música que le había hecho famoso ( Blonde on blonde , Highway 61 revisited) a un estilo mucho más anclado en las raíces de la música americana. Recientemente fue editada la serie completa ( The Basement tapes complete: the Bootleg series , volumen 11). Pero en el baúl aún quedaban 18 letras , un sobre llamado Lost in ther river, con las que un Buendía se tropezó el maestro. No sabiendo que hacer con ellas se las mandó a un viejo amigo llamado T Bone Burnett, un rey midas de la producción capaz de convertir en oro todo lo que toca. Dylan le debió decir algo así como “ aver que puedes hacer con esto”, y T Bone se relamió viendo el diamante en bruto que tenía ante él
Y lo que se le ocurrió fue reclutar a un Dream Team de la música contemporánea americana, todos ellos admiradores profundos de la obra del bardo, excelentes compositores y amantes de la arqueología musical. Y además, capaces de trabajar juntos y respetarse mutuamente. Y así fue llamando a Marcus Mumford ( de Mumford and sons), Taylor Goldsmith ( de Dawes, la banda que gira últimamente on Robertson precisamente), Rihannon Giddens ( de Carolina Chocolate Drops), Jim Jones de My Morning Jacket , y como jefe de la manada el señorito Elvis Costello. Cada uno grabó su peculiar versión a partir de las letras que había escrito Dylan , algunos todos y otros solo una. Les salieron más de 44 versiones de las que seleccionaron finalmente solo 20. Una vez seleccionada la toma definitiva el artista elegido se convertía en lider de la banda para ese tema concreto y los demás se entregaban a la tarea de lo que marcaba el jefe.
Puestos a rizar el rizo hasta invitaron a Johnny Depp a dejarse caer y sustituir a Costello en la guitarra en una de las mejores canciones del disco, la maravillosa Kansas City
Así surgió Los ton the river, el primer disco de una superbanda llamada The New Basement Tapes. Flor de un día, pero como la del cactus, que flor

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Americana, Bob dylan. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s