Exprimendo a Jeff Beckley

buckley

(Buckley recién desenterado por su madre)

Pocos discuten que Grace es uno de los discos más importantes de los últimos veinticinco años. Primero por la calidad de las 10 canciones que encierra; aún más por la escalofriante forma de interpretarlas, y además porque su autor solo publicó realmente ese disco. Nadie sabe donde podría haber llegado Jeff Buckley de haber vivido hasta hoy, un tipo llamado a ser el nuevo mesías del rock alternativo, misteriosamente desaparecido antes de que llegara su hora. Muchas son las especulaciones sobre aquella extraña muerte en las aguas del río Wolf en Tennessee, cerca de Memphis, donde habían quedado todos los miembros de la banda para grabar el que quizá podría haber sido el segundo disco de Buckley “My sweetheart the drunk”. A pesar de especulaciones sobre la esperable muerte de una estrella de rock, hasta las trancas de alcohol o drogas, la versión más probable es que fuera fruto de sus problemas mentales, que le llevaron a meterse en el río completamente vestido mientras cantaba el Whole Lotta Love de Led Zeppelin.
Su muerte le convertió en leyenda. Y su Grace se convirtió en una piedra preciosa en el collar del rock. Jeff era hijo de otra figura, Tim Buckley, un tipo que,según él mismo, solo le dedicó una mirada lejana. Su madre Mary Guibert es quien de verdad ha administrado su legado, dosificando con mimo, cuidado y avaricia todo lo que había dejado por ahí su niño prodigio. El problema es que , por desgracia para todos, a éste no le dio tiempo más que a componer un puñado de canciones, siendo el resto de su contribución musical variadas versiones de sus canciones favoritas, grabadas de desigual forma y con diferente grado de brillantez. Pero la madre ha sabido mantener la antorcha encendida, publicando con cuidado lo que había quedado en los cajones. Así, desde su muerte han aparecido desde reediciones de lujo de Grace (a cuyo material inicial se añadían entrevistas más o menos interesantes y versiones curiosas), EPs variados, grabaciones en vivo o la que aparece ahora, las canciones desnudas de Buckley sin más acompañamiento que su guitarra.
You and I, su último disco póstumo apenas aporta nada nuevo a lo que ya se había publicado. Buena parte del material ya había sido publicado de forma dispersa en el Live at Sin E, So real y recopilaciones variadas. Lo más novedoso son las demos que realizó para Sony en los primeros meses tras firmar con ellos, batiburrillo variado de tomas en vivo, esbozos de canciones y rumiaciones varias
Ahora bien, escucharle interpretar canciones de la envergadura del Calling you de Bagdad Café, , el I know it’s over de los Smiths o la impresionante Everybody here wants you escrita por él para su novia de entonces Joan Wasser, sigue poniendo los pelos como escarpias
Aproveche en cualquier caso la vuelta a la superficie de esta diva absoluta de la mejor música para rescatar aquel Grace que sigue siendo, pese a desenterramientos interesados, una absoluta e incomparable obra maestra

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en buckley, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s