Lo mejor de 2016:Tord Gustavsen

 

gustavsen

Si no hubiera sido por el regalo de un gran amigo no habría conocido este maravilloso disco de 2016, para mi de los más hermosos que escuché en 2016. De Tord Gustavsen ya hablamos en su momento cuando estuvo por aquí, en el festival de jazz de Almuñecar.Pero este año su unió a su habitual colaborador Jarle Vespestad y a la cantante germano-afgana Simin Tander para un proyecto sumamente difícil: integrar dos culturas, dos idiomas, dos formas de poesía a través del nexo común de tres instrumentos: un piano, una batería y una voz que, no solo canta sino que murmura, musita, o hace ruidos.
La voz de Tander sirve de colector de poemas de dos mundos: los procedentes de la tradición sufí de Rami especialmente, a la que es aficionado Gustavsen, y la occidental representada en este caso por el poeta americano Kenneth Rexroth. Pero además , se empeñó en traducir himnos tradicionales noruegos al pastu.
El resultado final es sorprendente: la voz y el piano integran las dos tradiciones poéticas y musicales en una sola,que fluye con delicadeza a lo largo de sus trece canciones.
Lo que fue dicho. Una pequeña maravilla
“ I have closed my ears, I refuse
To listen to my mouth weeping.
I have closed my mouth, I refuse
The taste of my weeping eyes
I have closed my eyes to the past”
( I Refuse).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en jazz y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s