16 canciones de 2016

The three of me. William Bell

Del último disco de este ilustre veterano del soul cualquier canción es un escándalo, pero quizá ésta sea la que mejor sintetiza 50 años de experiencia. Una maravilla

Daddy Lessons. Beyoncé & Dixie Chicks

Si se escucha esta canción a ciegas, uno pensaría que está en medio de algún tugurio del delta . Cerca de un cruce de caminos en donde lo mismo se pueda uno dirigirse al country festivo, el cajun de caimán o el jolgorio del Mardi Gras. Detrás de esa armónica que juega a la flauta del tipo de Hammelin, juguetean las voces de Beyoncé y las chicas de las que tanto abominó la familia Bush

Best of you. Blood Orange

Uno de los discos de soul tórrido del año, con este elegante trote percusión que va avanzando en el toma y daca que representan Hynes y Rodriguez. Hipnótica

El pensamiento circular. Iván Ferreiro

En la confortable soledad de su Casa, uno de los mejores discos españoles del año, Iván escribió un puñado de canciones que dentro de diez años probablemente se recordarán como esa ristra de pequeñas perlas que atraviesan ya una carrera impecable. El pensamiento circular es quizá su mejor ejemplo.

La casa de mis padres.Quique González

Este tipo tiene un repertorio tan copioso y memorable que debe resultarle un drama elegir el repertorio de cada concierto. Pero entre todas ellas quizá ésta sea de las más arriesgadas, de las más personales, de las más emocionantes. “Papa, la casa huele a mama”. Solo en 6 palabras se encierra el vacío

Happy Days. His Golden Messenger

Tiff Merritt y MC Taylor , otro de los dúos del año, cuecen una de las canciones más bonitas del año, en el mejor sentido del término. Aunque en esta versión se acompañe de dos compañeros de fechorías, en lugar de la maravillosa Merritt.

Let me get there. Hope Sandoval & Kurt Vile

Until the hunter se quedó colgando entre los discos favoritos de 2016, con esa atmósfera colocante que se despliega a través de la voz de la californiana. Esta let me get there es un paseo hipnótico a la manera de las que construía Neli Young a final de los 70. Acuna y matata.

Lovers of the sun. The Jayhawks

El más que digno Paging Mr Proust de los Jayhawks guardaba algunas pequeñas joyas llenas de armonía vocales de la música californiana de los míticos años 70. Gary Louris vende la casa de El Puerto. Dejará de tomar langostinos, pero esperamos que siga aportando su ración periódica de buen gusto

Numb. Max Jury

Si el disco homónimo fue sin duda uno de los mejores del año, ésta canción es su buque insignia. Una guitarra tan prudente como solvente sirve de columpio para que Jury haga cabriolas, envuelto en unos coros de los que ya no se estilan

Me dejó marchar. Coque Malla

Podría haber sido cualquiera de las canciones del disco. Santo, santo, o la majestuosa entrada de La señal, o Cachorro de león, la delicadeza de la nana final o la mala baba de el Cambio interior. Difícil decidirse. Pero Me dejó marchar es de las canciones que mejor han descrito la aceptación desolada del final.Amoroso , se entiende

Bum, Bum Bum. Cass McCombs

Las tres palabras lo dicen todo. Bum, bum , bum. La contundente elegancia de MccOmbs en un disco impresionante.Ahí le tienen. Parece un leñador experto en el bolsón de Hicks

Work. Morgan

El descubrimiento del año. Carolina de Juan, la voz que se rifa medio panorama nacional cuando de hacer coros se trata. Tras años de ir de garito en garito, sala en sala en 2016 se convirtió en el cerebro y corazón de Morgan,con esa voz capaz de sonar a veces como Lucinda Williams, a veces como Amy Winehouse.
Esta grabación a pelo de otra maravilla North da idea de qué estamos hablando. la mejor voz del pop español en décadas.

Every tome I see a river. Van Morrison.

El clásico del año del gruñón de Belfast que seguriá siendo imprescindible cuando hayamos muerto.En esta grabación, hasta sonríe.

Daydreaming. Radiohead

El comienzo de cuerdas de Born the witch explica por qué en el Ruido Eterno consideraban a Radiohead música casi tan clásica como Beethoven. Un crescendo imparable que va trepando y trepando hasta callar de repente. Lo que viene después es simplemente, la belleza.

Alaska. Maggie Rogers.

Canción silvestre de otra de las sorpresas del año y que parece incitar a salir al bosque completamente desnudos bailando al ritmo de estas envolventes melodías. A seguir de cerca. Esconde la herencia de las grandes, de Joni Mitchel a Kate Bush

Kate Tempest. Europe lost

Creo que es la mejor forma de rematar el año. Porque sirve de nexo a lo que nos espera, este año al que Trump enturbia.
Kate Tempest es alguien tan escandalosamente brillante que da miedo. Poeta brillante, novelista y rapera contundente, circula de una actividad a otra arrastrando a Auden a sus rapeos, o fabricando sus poemas con las urdimbre del hip hop.

En apenas estos 4 minutos Kate Tempest sintetiza en un vertiginoso virtuosismo el patético presente que nos rodea, el estremecedor horizonte que nos espera.

Se aconseja leer primero la letra. Simplemente brutal.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s