El hogar está allá donde reside el odio

esther phillips

En la entrega de los premios Grammy en 1973 la gran Aretha ganó el premio Grammy a mejor artista femenina de Rhythm’n blues con Young, Gifted & Black. Pero según recibió el premio le faltó el tiempo para entregárselo a otra de las nominadas, de nombre Esther Phillips, y cuyo From a whisper to a scream se hacía acreedor al premio tanto como el de la diosa indiscutible del soul.
Aquel disco no solo era uno de los mejores del año, sino sin duda alguna probablemente el mejor de la carrera de una de las mejores voces de la música negra del siglo XX
Phillips demostró que no siempre son las voces mejor dotadas las que alcanzan la gloria. La de Esther era sobrehumana. Se dio cuenta de ello el avispado de Johnny Otis cuando la metió en su caravana de Rhythm’n Blues Carnaval cuando aún era una niña y viajaba de ronda acompañada de su madre que la intentaba proteger de los empellones de cualquier tarado merodeante. Aquella vida no era buena para una adolescente y Phillips acabó presa de todos los vicios en materia de carne y sustancias, pero cuya portentosa voz conseguía que cualquiera con suficiente sensibilidad la acabara enrolando para cualquier proyecto musical , fuera ddel género que fuera.
Y así Esther fue probando del góspel al rhythm’n blues, del blues puro al jazz exquisito, del country a lo Kenny Rogers antes de que éste fuera Kenny Rogers a la música disco con la que alcanzó la escasa gloria que los dioses le concedieron con una versión del What a difference Day Makes de su adorada Dinah Washington, una de las escasas voces ( con la de Aretha) que se encontraban a su altura.
Pero tanto tumbo la llevó a no acabar siendo reconocida por nadie. No era una cantante pura de jazz a la manera de Sarah Vaughan, ni una aspirante a disputarle el título de diosa del soul a su amiga Aretha. Se buscaba simplemente la vida.
Hoy apenas nadie la recuerda, auqnue una de sus canciones ( Reléase me) habitual del temario de músicas de fondo, sería sin duda alguna recordada por cualquiera.
Para muestra de su talento baste un botón: la versión que hizo del Do right woman, do right man donde es muy difícil optar por la versión de Aretha frente a su versión. O sobre todo su emocionante versión de aquel Home is where hatred is, una canción espeluznante de otro maldito genio, o genio maldito: Gil Scott Heron.
Esther Phillips. Que nunca olvidemos tu nombre

A junkie walking through the twilight
I’m on my way home
I left three days ago, but no one seems to know I’m gone
Home is where the hatred is
Home is filled with pain and it,
Might not be such a bad idea if I never, never went home again
Stand as far away from me as you can and ask me why
Hang on to your rosary beads
Close your eyes to watch me die
You keep saying, kick it, quit it, kick it, quit it
God, but did you ever try
To turn your sick soul inside out
So that the world, so that the world
Can watch you die
Home is where I live inside my white powder dreams

Home is where hatred is

Gil Scott Heron


 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s