North, de Morgan: como volver a casa


“I am just running to find my way home

Because every mistake I make takes me away from my home”

Home. Morgan

Ella misma lo cuenta en una entrevista con Manuel Cuellar. Estaba en Liverpool cuidando a su hermana que iba a parir unas semanas después. No conocía a penas la música de Quique González, sus influencias eran (y son) fundamentalmente americanas, y apenas escuchaba música en español; sin embargo recibió primero una llamada de un amigo y después un mensaje del gran Edu Ortega (aquel violinista que comenzó con Enrique Urquijo y los Problemas y hoy forma parte de los Detectives de González), contándole que estaban buscando una voz femenina para interpretar Charo, en el último disco de Quique González. Así que les mandó una serie de tomas pensando que, si les gustaba, la llamarían para grabar la versión definitiva. Pero les gustó como estaba. De forma que salió Me matas si me necesitas, sin que Carolina “Nina” de Juan hubiera visto en su vida a quien le había pedido cantar una canción a medias. Bastante tiempo después, en un garito, alguien le comentó que por allí andaba el Señor González. Se acercó a saludar y se presentó como Nina. Tuvo que cambiar de personaje y decir que era Charo, el nombre de su canción, para que por fin Quique González se diera cuenta de quien estaba delante de él.
Hace unos días, como comentamos en la última entrada, demostró sin embargo que ha realizado un curso acelerado en las obras del sr. González: no solo acompañó con sus coros todas sus canciones prácticamente, sino que interpretó sola De haberlo sabido, además de la inevitable Charo. Pero en el primer bis, sola en el escenario, cantó la única canción de su disco en español. Volver. Podía cortarse el aire.
Volver forma parte de North, el primer disco de Morgan un quinteto formado por Paco López en las guitarras, Ekain Elorza en la batería, Alejandro Ovejero al bajo y David Schulthess en los teclados, además de Nina, la voz más impresionante en años.
Nina es hija nada menos que del guitarrista de Coz y de una de las coristas más reputadas del país, y aunque no dedicaba a la música todo su tiempo, llevaba ya unos cuantos años de club en club.
No es fácil preparar un buen cóctel. En esta época cualquier desaprensivo es capaz de darte la turra con sus habilidades mezcladoras, ya sea el camarero del garito que hasta ahora sólo vendía salchipapas, o tu amigo del alma que se siente experto por haber visto un video en You Tube. Combinar adecuadamente los ingredientes para convertirlo en algo completamente diferente en contacto con el hielo requiere conocimiento, experiencia y, como siempre, talento.
Lo curioso de Morgan es que hayan sido capaces de mezclar ingredientes tan distintos para generar un brebaje completamente diferente de lo que se puede escuchar en este país: porque aunque la voz de Nina se ajuste a las canciones del señor González como un guante a su mano, sus canciones en North son completamente diferentes: no es jazz, ni blues, ni soul ni góspel, pero recuerda lejanamente a todo eso y algo que está más allá de todo eso.
No hay más que oír la canción que abre el disco, Home, en que la voz de Nina se desliza quejumbrosa sobre la red que tejan unos coros de iglesia del Mississippi. Aunque no tenga nada que ver me recuerda lejanamente al maravilloso Culfax de The Delines y las aventuras de Willie Vlautin en Richmond Fountaine. El mismo tono de Praying
Work sigue en la misma línea,pero se rompe a la mitad para embarcarse en una carrera vertiginosa a lomos de la guitarra de Paco López una canción de carretera cuando no hay nadie afuera. Y Goodbye transmite ese fondo de tristeza cuando se está solo y no hay muchas oportunidades al otro lado de la puerta. Una canción que crece y se apaga con la fugacidad de un fuego fatuo.
Y así mientras Thank you invita a bailar , Sometimes, Weather o Cold perseveran en esa melancolía que produce estar muy cerca de ninguna parte.
Y Volver. La única canción en español. Y donde quizá mejor se aprecien los mil y un matices de una voz que tiene buena parte de lo que tienen o tuvieron sus influencias, pero también algo en la forma de modularla completamente diferente
Volver de Morgan. “Sin querer estoy dejándote volar….”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Americana, Pop español, soul y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s